United States Flag. Click to visit purplecoqui.com to view in English
almacén lleno de alimentos y suministros

Casi se ha convertido en un chiste de mal gusto. El 18 de enero, el reportero de CBS News David Begnaud descubrió otro almacén lleno de alimentos y suministros en Puerto Rico. Esta vez en Ponce. Las primeras veces (en el área metropolitana de San Juan) fueron revelados en agosto del 2018, 11 meses después de que el huracán María devastara la isla. Sobre esos descubrimientos en agosto del 2018, la Guardia Nacional argumentó que el contenido de esos almacenes no se distribuyó ya que los alimentos estaban expirados. Para cuando se recibieron los envíos en la isla en septiembre y octubre del 2017, los alimentos estaban bien pasados de su fecha de expiración. Para empeorar las cosas, esa explicación no justifica los artículos no perecederos que se encontraban también en el almacén, De no ser por los dos terremotos consecutivos en Puerto Rico en enero 6 y 7 (y los 1,500 temblores y replicas—la mayoría entre Ponce y Guánica; en el sur de la isla), es muy probable que Begnaud (y en consecuencia el resto de nosotros) hubiésemos pasado años sin enterarnos del almacén de Ponce lleno de alimentos y suministros. Se hizo publico luego de que los terremotos de 5.8 y 6.4 forzaran a las personas a salir de sus casas y refugiarse en campamentos. ¿Quién sabe si hay algún otro almacén lleno de alimentos y suministros en la isla? La cínica en mi dice que es altamente probable.

Es difícil poder reconciliar estos descubrimientos cuando el ingreso promedio en la isla es por debajo de los $21,000 anuales, y muchas personas a penas logran arreglárselas con lo que ganan en circunstancias normales. Si consideramos que perdieron sus casas y todas sus posesiones, resulta inadmisible.

Un tipo distinto de almacén lleno de comida y suministros

Al igual que muchas personas que leyeron los artículos, vieron las imágenes y observaron como la actual gobernadora de Puerto Rico, Wanda Vázquez Garced, negó su responsabilidad sino que en cambio despidió a Carlos Acevedo, el director de la Oficina para el Manejo de Emergencias en la isla, yo tenía muchas inquietudes sobre que pasará con las donaciones que se hagan para ayudar a las 5000 personas viviendo en refugios en los pueblos de Ponce y Guánica. Todos tenemos corazones enormes pero también tenemos buena memoria y somos cortos de paciencia cuando se trata del caos, tratos por debajo de la mesa, corrupción y los señalamientos que ocurren luego de los desastres naturales.

Inicialmente no hice mas que mirar, esperar y observar. Estaba esperando que surgiera alguna organización con buena reputación.

almacén lleno de alimentos y suministros

 

Me alegro de no haber donado hasta haberme sentido completamente confiada en que mis donaciones ayudarían a las personas que las necesitan y no terminarían en el bolsillo de nadie. Hay uno que es un favorito para mí. Un buen amigo mío, Joel Berrocal, es el presidente del capitulo de Pensilvania del National Puerto Rican Chamber of Commerce. Joel y la Cámara recaudaron fondos para ayudar a la gente luego de María. Para ese entonces no lo conocía bien, pero amigos en común me contaron sobre como trabajo incansablemente para recaudar dinero, enviar suministro y asegurarse de que estos beneficiaran a las personas que los necesitaban, y no que se quedaran estancados en un almacén.

Tan pronto se enteró de los terremotos y confirmó que su familia en la isla estaban vivos y a salvo, se puso en acción nuevamente para ayudar a las personas—personas a las que no conoce y que jamás conocerá—porque, como el mismo me dijo, “todos ellos son mi gente”.

Sintiéndome confiada en que Joel es de confianza, hice mi donativo a la Cámara de Comercio. En media hora me había respondido vía correo electrónico para informarme en detalle sobre a donde iría mi donativo. Su especificidad va en contraste directo a organizaciones como la Cruz Roja que no son para nada específicos, mientras que admiten llenar los bolsillos de sus ejecutivos con millones de dólares que debían ser destinados a ayudar a las personas luego de desastres naturales.

Luego decidí hacerme cargo de recaudar dinero, comprar alimentos y suministros y llevarlos a un refugio. El sábado 1ro de febrero mi querida amiga Juanita me acompañó a Sabana Grande (al oeste de Ponce y Guánica) para entregar alimentos y suministros que Joan había comprado la noche antes con el dinero que habíamos recaudado a nombre de la Cámara. La localización fue una que la tía de Joel (que vive en la isla) había descubierto. Una vez ella estaba se sintió satisfecha de que en ese refugio entregan todos los suministros a quienes los necesitan, ella sugirió que se enviaran donativos a esa localidad.

Ahí fue que vimos otro tipo de almacén de alimentos y suministros. A diferencia de los que Begnaud expuso en los videos en vivo en Facebook, este esta abierto para todas las personas en el refugio. No tienen que pedir permiso para tomar nada: comida, ropa, pañales, artículos de baño, agua, artículos de limpieza, alimento para mascotas, suministros médicos, de todo. Incluso habían coches de bebé y una silla de ruedas. Es completamente gratis, no hay intercambio alguno de dinero.

Los voluntarios reciben la comida y suministros y los llevan al almacén. El almacén es enorme; diría que unos 200’ x 200’ (es el coliseo del pueblo), y está lleno de muchísimas cosas que alguien que perdió su hogar podría necesitar. Como pueden ver en las fotos, está muy bien organizado. No les molestó que yo tomara fotos porque, como uno de los voluntarios me dijo, “tenemos nada que esconder y esto es para ellos, no para nosotros”.

almacén lleno de alimentos y suministros

almacén lleno de alimentos y suministros

almacén lleno de alimentos y suministros

Tanto Joan como yo estamos contentas de haber ido y haberlo visto por nosotras mismas. Ya decidimos que recaudaremos mas dinero para comprar otras cosas que necesitan los refugiados, e ir nuevamente a este lugar.

almacén lleno de alimentos y suministros

Juanita (en la extrema izquierda), voluntarios en el almacén de Sábana Grande, y yo.

Mientras tanto, si donas dinero directamente al National Puerto Rican Chamber of Commerce, como dueña de Purple Coquí Tours, ofrezco lo siguiente:

almacén lleno de alimentos y suministros

Leave a Reply